“La alimentación es clave en el desarrollo cognitivo de un niño”

mercedesaguirre alimentación educacion emocional

Hoy contamos con la colaboración de la doctora en Biología Mercedes Aguirre, especialista en Biología Marina y en biotecnología de algas, que afirma que el tipo de alimentación, no sólo se refleja en el cuerpo, si no también en el comportamiento, en las emociones y en el desarrollo cerebral.

Hola Mercedes, cuéntanos algo de ti

Desde hace 23 años soy Dra. en Biología y la vida ha querido que gran parte de mi dedicación profesional se centre en 3 áreas: salud, alimentación y suplementación. De hecho, estos elementos han traspasado la frontera de lo profesional para formar parte de mi vida personal y fruto del gran interés que estas áreas del conocimiento han despertado a lo largo de los años, he escrito 3 libros relacionados con dichas temáticas.

¿Cómo surgió la idea de escribir el libro “Conocer y alimentar el cerebro de nuestros hijos”?

A nivel profesional lidero el laboratorio Nua –Nua Biological Innovations SL en el cual trabajo e investigo con complementos alimenticios de diversa índole, con especial énfasis en los omega-3 marinos -DHA y EPA-.

Uno de nuestros preparados, el NuaDHA, se ha utilizado exitosamente en muchos casos de niños con problemas de aprendizaje o de comportamiento y ello, me ha brindado la oportunidad de conocer e intercambiar conocimientos con numerosos profesionales que trabajan en dichas áreas. A raíz de dichos encuentros, conocí técnicas muy novedosas y no invasivas que actualmente se están utilizando con niños que tienen problemas en dicho ámbito.

Un déficit de determinados nutrientes puede tener un efecto notable en nuestra capacidad cognitiva y de comportamiento

Habiendo sido catalogada de “disléxica” de niña, he vivido en mis propias carnes la frustración que supone estudiar y esforzarse al máximo y no recibir una recompensa por ello…Tengo una gran empatía con las personas que sufren problemas de aprendizaje o de comportamiento -dislexia, TDA, TDAH, autismo, problemas de concentración, etc.- y me resultó todo un reto la posibilidad de poder aunar en un libro el gran potencial de mejora que pueden ofrecer estas técnicas novedosas que mucha gente desconoce unido a la alimentación.

¿Podrías hablarnos de esas técnicas novedosas que comentas?

Se trata de técnicas que trabajan áreas cerebrales implicadas en la lateralidad y en la motricidad, así como en el procesamiento visual y auditivo. Cerca de un 83% de la información que recibimos de nuestro entorno es por la vía visual, dejando cerca de un 11% a la vía auditiva y el restante 6% a los demás sentidos. Si bien un problema visual o auditivo puede remediarse con unas gafas o un audífono, esto no implica que necesarimente “entendamos” lo que vemos y oímos.

Para que la información visual y auditiva sea entendida, es preciso que el área visual y auditiva de nuestro cerebro situadas en la corteza cerebral, sean capaces de decodificar dichas señales. Si hay una inmadurez a dicho nivel, por muchos recursos que gastemos en tiempo, en dinero, en profesores de apoyo etc. no conseguiremos grande avances.

Estas áreas cerebrales no pertenecen al plano consciente y más bien, como si fueran la parte sumergida de un gran “iceberg”, están controladas por niveles inferiores no conscientes. Estas zonas cerebrales no entienden de palabras y si no han madurado adecuadamente, la única manera de “resetearlas” es hablándoles en un “idioma” que entiendan y que básicamente se basa en los movimientos, ejercicios visuales, reeducación auditiva etc.

Lo mismo puede decirse de la lateralidad y motricidad, dos aspectos que pueden estar “mal tuneados” desde el nacimiento y cuyo ajuste es necesario si queremos tener una vida académica sin grandes sobresaltos. Un ejemplo serían las claves para las matemáticas y para escribir.

Muchos niños con problemas cognitivos y de comportamiento tienen niveles disminuidos de DHA

A través de la primer parte del libro se explica cómo debería madurar el cerebro de un niño en condiciones normales durante los primeros 6 años de vida y qué puede torcerse en el camino que pueda derivar en una inmadurez cerebral en algunos de los aspectos indicados.

Curiosamente, muchos comportamientos que vemos en niños menores de 6 años y que achacamos a “manías suyas”, en ocasiones, son manifestaciones de que algo no esta madurando bien en su cerebro y por tanto, un preaviso de que ese niño tiene muchos boletos de manifestar posibles problemas de aprendizaje o de comportamiento a partir de los 6 años, que es cuando comienza su vida académica de manera más seria en Educación Primaria.

Hay una tendencia a volcarse en tener niños “físicamente sanos“,  pero por debajo de los 6 años, pocas veces nos cuestionamos, si su desarrollo cerebral está siendo el adecuado. Hay profesionales que son capaces de hacer valoraciones de este aspecto en edades muy tempranas, -incluso desde el mismo nacimiento- y si detectan cualquier desviación, a través de unos sencillos movimientos que para el niño son como un juego, es posible redirigir su maduración neurológica en la dirección deseada. Sin lugar a dudas un tema fascinante.

Mercedes, ¿hasta qué punto puede influir lo que come un niño en su desarrollo?

Muchísimo. Para el caso del desarrollo cognitivo, los “ladrillos” necesarios para conformar nuestros cerebro y sistema nervioso proceden principalmente de la alimentación. Un déficit de determinados nutrientes puede tener un efecto notable en nuestra capacidad cognitiva y de comportamiento. Por poner un ejemplo, un nutriente clave en este ámbito es el DHA -ácido docosahexaenoico-, un omega 3 marino que forma entre un 30-35% de nuestra grasa insaturada cerebral. Se concentra especialmente en el córtex prefrontal, que es precisamente la zona cerebral protagonista de nuestra vida académica.

Muchos niños con problemas cognitivos y de comportamiento tienen niveles disminuidos de DHA con respecto a niños sin dichas alteraciones. Con un aporte a través de un suplemento, se pueden llegar a objetivar mejoras muy notables.

¿Crees que la alimentación de los niños, debería ser específica dependiendo las características personales de cada uno?

 

Sería muy complicado y difícil de seguir una alimentación específica para casuísticas particulares. Creo que tiene más sentido seguir unas pautas nutricionales sensatas en todos los casos y luego, para cada caso particular, hacer los ajustes que proceda. En mi último libro “Conocer y alimentar el cerebro de nuestros hijos”  doy unas pautas claras de alimentación saludable válidas para toda la familia.

Pocas veces nos cuestionamos, si el desarrollo cerebral está siendo el adecuado

Sobre dicha base, en el caso de un niño que practica mucho deporte, quizás habría que darle algo más de carbohidratos saludables para aportarle suficiente energía y algo más de proteína, para apoyar su función muscular. En el caso de un niño con problemas respiratorios recurrentes, es muy posible que eliminase los lácteos, al menos temporalmente hasta encauzar el problema y le aportaría algún tipo de suplementación. Algo similar haría con el niño que tiene problemas de piel, donde además le daría un aporte adecuado de ácidos grasos -DHA- y quizás trabajaría con suplementos su sistema digestivo, y así sucesivamente…

En una sociedad, en la que la mayor parte de los niños come en los centros escolares, ¿podemos como padres estar tranquilos?

Mucho me temo que no tenemos mucho margen de maniobra en este respecto. Sí que pienso que en los últimos 10 años los menús escolares han evolucionado “a mejor” y en general, son bastante adecuados, aunque está claro que siempre podrán ser mejorables. Lo importante es que luego en casa pongamos todo de nuestra parte para dar una alimentación de calidad y equilibrada a nuestros hijos. A veces uno se sorprende cuando ve el tipo de alimentación que se da en algunas casas…

Un problema de aprendizaje o de comportamiento, ¿podría tener relación con el modo en que se alimenta el niño?

Tal y como indiqué anteriormente, la alimentación es un pilar clave del desarrollo cognitivo de un niño y sin duda va a afectar de manera decisiva en casos de problemas de aprendizaje y de comportamiento. El tipo de alimentación puede influir incluso en el estado emocional del niño.

La alimentación afecta de manera decisiva en casos de problemas de aprendizaje y de comportamiento

A modo de ejemplo, los azúcares rápidos -sin fibra y vacíos de nutrientes- como son los encontrados en “chucherías”, refrescos etc. pueden llegar a excitar mucho a los niños con problemas de hiperactividad y su retirada y sustitución por otros más saludables, puede resultar en una mejora apreciable en el comportamiento de un niño.

¿Hay algún indicador que debería hacernos sospechar de que nuestro hijo no se está alimentando de forma correcta?

Algunos indicadores podrían ser el tipo de heces -diarreicas, estreñimiento-, el estado de su piel -como por ejemplo atopías-, la calidad del sueño -si hay insomnio por ejemplo-, si hay problemas para ganar peso o si su estado de ánimo es variable -irritable o con cansancio frecuente- entre otros.

Estos ejemplos pueden indicar falta de algún nutriente o problemas a nivel digestivo que en último término pueden entorpecer el acceso de importantes nutrientes al organismo.

El tipo de alimentación… ¿puede dañar el cerebro?

Con una alimentación adecuada esto no debería pasar. Dicho esto, más que dañar, una alimentación no muy buena puede ralentizar y mermar la función cognitiva. Esto puede ocurrir por ejemplo en casos de consumo de muchas grasas trans.

¿Sería correcto pensar que hay tipos de alimentación que favorecen patologías?

Por supuesto. Esto es un hecho ya demostrado, especialmente a nivel cardiovascular.

Hay dolores de tripa recurrentes atribuidos al estado emocional. ¿Crees que podría haber alguna otra causa?

Sí. Por poner dos ejemplos, uno sería la intolerancia a la lactosa -azúcar de la leche-, más habitual de lo que uno piensa en niños pequeños, y que es una causa muy habitual de dolores de tripa que suelen darse unos 20 minutos después del desayuno. También pueden darse casos de dolor de tripa por sensibilidad al gluten -algo distinto a la alergia o intolerancia al gluten-, que mucha gente desconoce y que puede expresarse con este tipo de sintomatología.

Hay padres que añaden algún complejo vitamínico a la alimentación de sus hijos buscando fortalecer sus defensas o mejorar su rendimiento académico. ¿Qué opinas de esto?

En principio si damos una alimentación equilibrada a nuestros hijos esto no sería necesario. Sin embargo, en algunos casos de vez en cuando puede ser ventajoso para el niño tomar un preparado de soporte en casos en los que los niños no comen bien, o que tienen determinadas alergias o intolerancias alimentarias que pueden dificultar la asimilación de ciertos nutrientes. Y recordar, que muchos niños en fase de crecimiento pueden tener importantes deficiencias de hierro y zinc, y por tanto, un aporte de estos minerales de vez en cuando, nunca está de más.

¿Se podría hablar de alimentos que alteran, de alimentos que relajan y de alimentos que favorecen la concentración?

En algunos casos sí. Los azúcares rápidos por ejemplo, pueden generar inquietud y nerviosismo alterando el ánimo. Los alimentos ricos en ciertos aminoácidos como la leche -rica en triptófano- pueden ayudar a calmarnos, y el pescado azul  -rico en DHA- tomado regularmente, puede ayudar a la concentración.

¿El tipo de alimentación puede influir en el descanso?

Sí, pero también la cantidad y la hora en la que se toma. Si uno se mete a la cama poco después de cenar, pueden llegar a resultar más difícil conciliar el sueño. Así mismo, si se cena alimentos energizantes -como pasta o arroz blanco- o de digestión pesada, muy grasos -como una gran hamburguesa con muchos queso, patatas etc.- podría resultar más difícil conciliar el sueño que si se toman alimentos proteicos como la carne y el pescado.

Muchísimas gracias Mercedes por tu disposición y por explicarnos de forma clara la importancia de tener una alimentación equilibrada si queremos que nuestros hijos tengan un desarrollo óptimo físico y emocional. Hasta la próxima.

Puedes adquirir el libro de Marcedes Aguirre aqui

 

firma2

Te podría interesar.

2 comentarios

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*