Cambiar de actividad sin liarla

juego-playa-690x455

Estamos disfrutando de la tarde, junto a nuestro hijo, que lo está pasando genial. Puede ser que esté pintando, viendo dibujos en la tele o corriendo por el parque, pero… llega un momento que hay que romper la magia porque es la hora de irse y hay que hacer otra actividad. Esta situación nos genera tensión, ya que, no queremos que se estropee el ambiente positivo y finalizar con un recuerdo desagradable.

Hay que entender que los niños no colaboren, pues están jugando a gusto y pueden perder la noción del tiempo. Así que no es raro ver situaciones en las que los padres suben a su hijo en la silla y se alejan del parque o apagan repentinamente la tele mientras el niño llora amargamente. Todavía habrá quien piense que el niño tiene una casqueta, aunque en realidad, el niño está expresando su malestar.

A todos nos gustaría finalizar las tareas de modo positivo y sin llanto para que el niño conserve un grato recuerdo de lo que ha vivido y aprendido. ¿Cómo podemos conseguirlo? Para procurar que ese momento transcurra de forma fácil se debe de buscar un equilibrio entre padres e hijos, y para ello es conveniente calcular un “margen de error“, que en el caso del parque podrían ser unos quince minutos para poder gestionar bien el tiempo y si está viendo la tele unos cinco minutos deberían ser suficientes.

Con lo cual, lo conveniente es que cuando quede un cuarto de hora para cambiar de actividad , avisemos al niño, diciendo: “cariño, en cinco minutos tenemos que irnos del parque así que aprovecha este rato que queda, ¿vale?”. Es importante escuchar su respuesta para asegurarnos de que lo ha entendido. Pasados cinco minutos más, conviene decirle: “huy, sólo quedan dos minutos, te da tiempo a montarte en dos cosas más, ¿en cuáles vas a montar?”. De este modo, el niño va anticipando que en breve será el momento de irse del parque, le da tiempo a elaborarlo y asimilarlo. Cuando haya montado en esas dos cosas, si el niño obedece y nos acompaña de forma tranquila, conviene felicitarle: “qué orgullosa estoy de ti de lo mayor que te estás haciendo” y darle muestras de afecto.

Pero… ¿qué pasa si a pesar de utilizar esta estrategia no nos acompaña amablemente?

Si vemos que aún pone resistencia, se le puede decir: “¿crees que si bajas otra vez por el tobogán y vienes corriendo hasta donde estoy yo, te dará tiempo a bajar una última vez antes de que pase el último minuto para irnos del parque?”. Pues posiblemente, el hecho de poder bajar una vez más por el tobogán, el niño lo vea como una oportunidad y corra para poder aprovecharla. En el caso de que diga algo similar a “¿sólo una vez? ¡pues vaya caca!”, ese es uno de los momentos en los que habiéndole dado la opción de elegir, se debe marcar el límite de forma clara y repetirle que tiene la opción de elegir entre bajar una vez más o irnos sin bajar. Con el ejemplo de la tele, sería darle a elegir entre apagar o ver los dibujos un minuto más.

¿Por qué es preferible darle la opción de quedarse un minuto más si no ha obedecido tan rápido como debiera? Porque estamos enseñándoles, y los padres tenemos que ser flexibles en ciertas ocasiones, y saber que es mucho más sencillo esperar a que el niño baje una vez más por el tobogán que reñirle por algo que no es tan trascendental, lo que implicaría una escalada de tensión y un conflicto que luego hay que solucionar. No todos los niños tardan lo mismo en “despedirse” del parque o de una actividad con la que están disfrutando, y como padres, seguro que conocemos los tiempos de nuestros hijos. Es una manera de poner un límite, ya que, el niño no va a poder seguir en el parque sino que va a hacer lo que sus padres le dicen, pero dando cierta flexibilidad que hará que a medida que vaya creciendo, lo interiorice, y el hecho de finalizar las actividades, no sea motivo de conflicto constante.

¿Os han pasado cosas de estas? ¿Que hacéis en estas situaciones?

firma2

Te podría interesar.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*