Entrevista a Carmen Sara Floriano: “Necesitamos contar historias y escucharlas para entender y canalizar nuestras emociones”

CArmen-sara-1

Hoy he tenido el placer de pasar un rato agradable con Carmen Sara Floriano, una mujer que aporta cada día su corazón para que el mundo emocional de los niños sea cada vez mejor.

¡Hola Carmen! Cuéntanos algo de ti

¿Algo de mí? Que me gusta escribir, contar cuentos, impartir talleres, hacer teatro, soñar, andar de puntillas, decir lo que siento, respirar aire fresco, reír, llorar si hace falta, bailar, comer chocolate, leer, cantar… Esto es lo que digo de mí misma en Blog  y para mi alegría, en vez de un listado de titulaciones académicas y profesionales, es lo que utilizan muchas personas para presentarme cuando doy un taller o en una actuación.

¿Cómo surgió la asociación para el arte y la creatividad Solidaria “Seguir Caminando” y qué labor realiza?

Hace unos años, tuve la suerte de estar apenas un mes, con campesinos indígenas en Ecuador. Me encontraba en un momento crucial, y allí descubrí que quería seguir poniendo mi vida al servicio de los demás. Al volver, junto a otros artistas que ya llevaban un camino recorrido en esto del arte solidario, comenzamos esta bendita locura llamada Seguir Caminando.

La asociación se creó con la esperanza de poder compartir gratuitamente el arte y la creatividad, plasmada a modo de imagen, historias, palabras, música, canción…, haciendo llegar a quienes más lo necesitan, los medios necesarios para alimentar la vida, y favorecer el desarrollo integral de las personas desde el arte, la creatividad, la imaginación y los sueños.hacer amigos cuentos carmen sara floriano

A día de hoy, vamos por toda la geografía española, impartiendo talleres educativos y realizando actuaciones de narración oral para adultos y cuentacuentos para niños. Hemos editado ya tres cuentos: “La niña que sólo sabía pintar”, “Sólo respirar” y “El taller de sueños”, que se distribuyen desde “El precio lo pones tú”. Todo lo que se recoge del compartir económico, va destinado a apoyar proyectos solidarios que solicitan nuestra ayuda. Este año, estamos apoyando un proyecto en Nigeria, otro en Colombia, y becas para actividades extraescolares aquí en España.

 Qué labor tan buena Carmen, y necesaria. ¿Cómo es escribir cuentos y realizar actuaciones de “Cuentacuentos”?

Lo definiría como en acto de desnudez y valentía, porque te encuentras ante el vértigo del folio en blanco al empezar a escribir, y del escenario vacío, antes de salir a actuar. Una vez que doy este paso, la magia de las historias, los ojos de los niños en los míos, las risas y las palabras, me invaden y me hacen inmensamente feliz.

¿Cómo crees que pueden influir los cuentos y el modo de contarlos en el mundo emocional de los niños?

Todos necesitamos contar historias y escucharlas para entender y canalizar nuestras emociones. Para los niños, ver personajes que ríen, se enfadan, pasan miedo…, les anima a expresar ellos también sus propios enfados, miedos, sus risas. Los cuentacuentos que realizo son muy participativos, donde los niños van marcando el ritmo de la historia, y van añadiendo características y datos nuevos cada vez. Se sienten protagonistas, no meros espectadores, y eso permite que expresen sus emociones sin censuras.

¡Qué bonito! Estoy deseando verte en una actuación. ¿Qué nos puede aportar la serie de cuentos “Cuento contigo” a la biblioteca familiar?

La colección “Cuento Contigo” la escribí pensando en niños que tienen ciertas dificultades en las habilidades sociales. Mi sorpresa ha sido cuando estos cuentos han trascendido más allá y ha cautivado a todo tipo de niños y es que, en realidad, todos necesitamos aprender a relacionarnos con otros más y mejor. Cada cuento, lleva una actividad final a realizar familiarmente entre el niño y sus padres, que posibilita aterrizar en la realidad concreta de cada familia lo que la historia del cuento nos está mostrando.

Son siete cuentos que llevan por título: “Mi mamá es verde, mi vecino naranja“, “Elena y el camino azul“, “Preparándome para ir de cumpleaños“, “La gymkhana de emociones“, “Hacer amigos” y “Así no se juega”. Están enfocados a niños de entre seis y diez años, aunque por supuesto, se pueden leer en otras edades. En cada uno de ellos, se trabaja un aspecto específico del niño con el objetivo de mejorar sus relaciones sociales.

¿Nos podrías dar una pincelada de tus cuentos favoritos?

De entrada, no tengo preferencias previas por unos cuentos u otros, intento dejarme sorprender cada vez que leo o escucho mi mama es verde cuento eduacionuno. Pero es verdad que no todos consiguen emocionarme. Y eso es lo que yo busco en un cuento, que me emocione, que me remueva interiormente, que me enseñe algo importante sin pretender hacerlo. Huyo de los cuentos con moraleja explícita… Hay cuentos a los que les tengo un cariño especial, bien por la historia, por las ilustraciones, o por el momento en el que aparecieron en mi vida: “Frederic”, un ratoncito poeta, “La ola”, un álbum ilustrado sin palabras, “El Principito”, un clásico…

¿Cómo tratas las emociones en los talleres que realizas?

En los talleres que imparto para profesores y educadores, “Educar desde la Alegremía”, nos acercamos de manera conjunta y creativa a los sueños y a los miedos que nos habitan. Saber adentrarnos en la propia esencia, y descubrir lo que hay en lo profundo, es imprescindible para toda persona que pretende educar a un niño. La Alegremía, “la alegría que circula por la sangre”, se convierte en el hilo conductor del taller, que nos descubre la necesidad de un chequeo emocional interior.

Carmen, ¿nos darías un consejo para estar acertados a la hora de contar cuentos a nuestros hijos?

Pedirles primero que nos los cuenten ellos a nosotros y escucharles con plena atención. Eso nos permitirá conocer mejor su mundo interior, las historias que viven dentro de él. Y cuando sea nuestro turno, ponerle la misma pasión que seguramente nuestro hijo le habrá puesto cuando era su turno de narrador. Contar una historia es sinónimo a vivirla, nunca a leer o a recitar unas cuantas palabras…

¿Hay algo qué creas que un niño ningún niño debería dejar de hacer?

Jugar

El momento más emocional de la semana para ti es

El momento de los abrazos

 Muchísimas gracias Carmen, por dedicarnos unos minutos de tu tiempo, y por transmitirnos la gran labor que realizas. Un abrazo y hasta la próxima.
Puedes adquirir  libros de Carmen Sara aquí

firma2

Te podría interesar.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*