¿Eres capaz de mirarle a los ojos y decir que NO por ser de acogida?

Y aquí, mientras te miro dormir, pienso qué poco fácil tiene que ser tener unos padres que te quieran, pero que no sepan cuidarte tan bien como mereces. Pienso por qué tú, de sonrisa bonita por dentro y por fuera, tienes que compartir tus experiencias con otros niños que viven como tú. Que viven contigo. Pienso por qué tu tienes que vivir privada de tener el cariño de una familia que cuente contigo. Que te diga lo que vales. Que te deje ser aún más grande.

Seguir leyendo