Entrevista a la dentista dr.Mónica Martínez: “La salud bucodental puede afectar al estado emocional de los niños”.

odontopediatra-dentista educacion emoacional

Los niños y la visita al dentista: cuándo, cómo y por qué. La odontopediatra Mónica Martínez nos lo cuenta.

Hola Mónica, cuéntanos algo de ti

Soy dentista de niños por vocación. En mi familia hay una gran tradición por la medicina, y en concreto por la pediatría. Estudié medicina y odontología para poder dedicarme a la odontopediatría y ahora soy feliz trabajando en lo que más me gusta.

¿Cómo es el trabajo de una odontopediatra?

Fantástico. Me gusta hablar con los niños y explicarles qué se les va a hacer, que hagan todas las preguntas que necesitan, que me llamen por mi nombre, reírme con ellos.

Considero muy importante que los padres vean y comprendan cómo se trabaja con sus hijos, y es muy gratificante que los padres te agradezcan el esfuerzo que haces en tratar bien a sus hijos.

¿A qué edad crees que sería conveniente que un niño fuese por primera vez al dentista?

 A los 6 meses o cuando sale el primer diente de leche. Lo antes posible para poder hacer prevención, no tratamiento. Por desgracia, algunos padres acuden a la odontopediatra sólo cuando hay dolor y eso significa que es más difícil para los niños y no le han dado importancia a los dientes de leche con caries.

¿Cómo podemos ayudar los padres a que la visita al dentista no sea vista por el niño como una amenaza? 

Muchas veces son los propios papás quienes transmiten sus miedos a los hijos. Es muy importante que los padres se tomen la visita al dentista con normalidad, sin miedos, pensando que los odontopediatras estamos para ayudar, no para hacer daño. Si los papás entran tranquilos y explican el por qué de la visita los niños en general están más tranquilos. Después depende del dentista conseguir que el niño colabore o no. Esto requiere paciencia y hablarles a los niños con sinceridad, transmitiendo serenidad y confianza.

¿Es frecuente ver niños que lloran en la consulta? ¿Podemos evitarlo?

Como en cualquier consulta del pediatra, hay niños que lloran porque no han ido nunca al dentista y no saben qué se les va a hacer, otros porque han tenido experiencias malas en otros dentistas, otros porque son muy pequeñitos y no comprenden, etc. Hay mil situaciones por las que un niño llora, no solo en el dentista. Mi trabajo consiste no solo en tratar su boca, sino en conectar con cada niño para convencerlos de que ellos lo pueden hacer sin problema y que es fácil hacerlo.

¿Nos puedes hablar de la sedación?

La sedación a día de hoy es una alternativa y una forma distinta de tratar a los niños en el sillón dental. Yo las realizo con mucha frecuencia en niños con miedo a los ruidos, experiencias previas malas en otros dentistas, con dolor y que no han dejado tratarse, en aquellos niños que tienen muchas caries en la boca. Es una técnica que hemos ido mejorando con la experiencia, y a día de hoy hemos conseguido unir técnica eficaz y resultados espectaculares de tratamiento. Se consigue eliminar el miedo, que no duelan los tratamientos, que no se acuerden de lo que se le ha hecho.

¿Una caries sin detectar puede afectar a la salud de nuestros hijos?

 Sí, sobre todo por sus consecuencias: puede causar dolor, puede modificar los hábitos de alimentación al no comer porque les molesta o dejar de comer variado, el horario de sueño se ve alterado… Hay niños que faltan al colegio por dolor o inflamaciones contínuas que pueden necesitar ingresos en el hospital por caries debido al estado de su boca.

¿Qué nos puedes contar sobre el bruxismo infantil?

Es una condición que se hace normalmente por la noche y consiste en rechinar los dientes de forma inconsciente. Como no se dan cuenta, es muy difícil de quitar, y en niños se puede tratar igual que en adultos.

¿Cuáles son los principales problemas bucales que puede tener un niño?

Caries, maloclusiones, defectos o manchas en los dientes, acidez en la saliva y dientes supernumerarios.

¿Cómo debería ser la higiene bucal de nuestros hijos?

Lo más recomendable es empezar desde que tienen dientes para que se acostumbren, sobre los 6 meses. Usar cremas dentales con flúor desde los 6 meses y hacer limpieza bucal dos veces al día. La higiene tiene que ser un hábito desde pequeñitos, y son los papás los encargados de limpiar la boca diariamente hasta que ellos sean capaces de hacerlo más adelante.

En cuestión de unos años, se ven más niños con ortodoncia y a edades más tempranas. ¿A qué es debido?

Creo que la ortodoncia se ha universalizado, ya es normal ver a los niños entre los 10 y los 15 años con aparatos en la boca, es algo que se ve ya normal el corregir los dientes para que estén perfectamente alineados. La sonrisa es una parte importante del cuerpo porque se ve cuando hablas con otra persona, y todo el mundo espera y quiere tener una sonrisa bonita.

¿La salud bucodental puede afectar al estado emocional de nuestros hijos?

Sí, mucho. Hay niños que dejan de sonreir porque se ven sus dientes negros y no les gusta. A los niños más mayores y a los adolescentes les puede pasar eso porque no les gusta cómo están colocados sus dientes, se los ven feos y torcidos.

Otros niños están tristes y cansados porque les duele la boca, yo he comprobado que a aquellos niños que les quitas el dolor empiezan a comer mejor, engordan, se les ve más activos y sonrientes.

¿Qué es lo más gratificante de tu trabajo?

Pues que un niño le diga a su mamá que tiene que llamar a Mónica porque ya le toca revisión en el dentista, o como el otro día que se me acercó el papá de Pablo para decirme que a Pablo se le había caído el primer diente y se lo había puesto al ratoncito Pérez. ¿Qué mejor que eso?

¿Hay algo más que te gustaría compartir con nosotros?

Me encanta informar a los papás sobre todo de prevención de caries, y para eso insisto mucho en que las visitas tienen que ser cuanto antes en edad, si veo a un hermanito pequeño de un paciente que viene también de acompañante, insisto en verle la boca para comprobar que todo está en salud.

Es mejor prevenir, y es mucho más fácil para los niños que tratar o reparar la boca. Hacemos citas de “bocas sanas” que significa que en una cita damos todas las instrucciones de higiene, de dieta, hacemos control de placa y test de saliva para ver el riesgo individual de caries y así proponer medidas específicas para que no se produzcan caries en el futuro.

Me gustaría recalcar que los odontopediatras somos los especialistas para los niños, y que estamos para ayudar a que no haya problemas bucales en el futuro.

Muchísimas gracias Mónica por colaborar con Educación Emocional y por explicarnos la importancia de prevenir y tratar no sólo para el bienestar físico de nuestros hijos sino también para el emocional. Un abrazo y hasta la próxima.

firma2

Te podría interesar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*