ENTREVISTA AL EQUIPO MÉDICO DE UNIVERSITARI DEXEUS – GRUPO QUIRÓNSALUD: “La parte emocional es muy importante en la UCI Neonatal”

Quirón, educacion emocional

El equilibrio entre el bienestar físico y emocional, no siempre es fácil. En el Hospital Universitari Dexeus – Grupo Quirónsalud de Barcelona, nos explican cómo lo hacen posible.

Hola, ¿nos podríais contar algo sobre el Hospital?

El actual hospital se inauguró en julio de 2007. El hospital anterior, el Institut Dexeus, estaba situado en el Paseo Bonanova y empezó a funcionar en los años 70. En sus inicios se concibió como un hospital dedicado sobre todo a obstetricia y ginecología, ya que, sus fundadores fueron un equipo de ginecólogos, pero de forma progresiva se fueron incorporando otras especialidades necesarias para apoyar a la obstetricia y ginecología: medicina interna, cirugía general, anestesiología, pediatría…

Desde esos inicios ha evolucionada hacia un hospital general, con prácticamente todas las especialidades. Actualmente los equipos con más actividad son: obstetricia y ginecología, traumatología, pediatría y medicina interna. Aunque su principal objetivo es conseguir una asistencia de la máxima calidad, está también involucrado en temas de docencia e investigación. En los últimos años ha evolucionado para asumir patología cada vez más compleja, tanto en la medicina del adulto como en pediatría. El nuevo edificio permitió ampliar la actividad en entorno moderno, funcional y estético.

Dr. Vicente Molina, jefe del Departamento de Pediatría de Dexeus

¿Cómo se atiende a una mujer que se pone de parto de forma prematura y que siente miedo por su bebé? ¿Hay algo que pueda tranquilizarla?

En estas situaciones, la madre y su pareja experimentan una sensación de temor y shock. El ideal de bebé sano amenaza con desmoronarse. La mayor parte de las veces, estos miedos son exagerados y con una buena información se pueden mitigar.

Tan pronto como una madre ingresa con riesgo de parto prematuro en el hospital, el equipo de obstetricia inicia el tratamiento para intentar alargar el embarazo, y para lograr una mejor madurez fetal con corticoides, medicación para frenar las contracciones, antibióticos si se ha roto la bolsa, y avisa al equipo de neonatología.

Los médicos neonatólogos pasamos a visitar a la madre en la habitación y le proporcionamos información sobre el pronóstico, individualizado a cada caso concreto y que suele ser mucho mejor de lo que la mayoría de padres esperan, y sobre cómo será el escenario de la unidad de neonatología. Además, invitamos a la pareja y a la misma madre si se puede mover a visitar la unidad de neonatos y conocer al personal de enfermería que se hará cargo de su bebé.

Dra. Roser Porta, responsable de la Unidad de Neonatología

 ¿Qué necesidades tiene un bebé prematuro? ¿Necesita algún cuidado específico?

 Un recién nacido prematuro es un recién nacido que nace antes de la semana 37 de gestación, que marca lo que conocemos como recién nacido a término. Ello abarca desde los límites de la viabilidad, que hoy por hoy se establecen en la semana 23 de gestación, hasta las 36 semanas.

Como es de imaginar, a más prematuridad, mayor vulnerabilidad y mayor necesidad del recién nacido; puesto que aún deberían estar dentro del útero de sus madres y no están preparados para el entorno “hostil” que ahora les espera. El trabajo del obstetra es impedir este nacimiento y cuando esto es imposible, su labor será la de mejorar las condiciones prenatales para minimizar las complicaciones._G9A1798

Un elevado porcentaje necesitan reanimación en sala de partos, con soporte respiratorio y en ocasiones administración de drogas vaso activas. Nuestro trabajo más importante en la sala de partos consiste en ayudar al recién nacido prematuro a su transición y facilitar en la medida que el bebé lo permita establecer el primer contacto entre los padres y el recién nacido.

Una vez en la UCI Neonatal, hay que tener en cuenta que estos pacientes son muy frágiles y requieren manipulaciones cuidadosas; además de un ambiente con control estricto de los estímulos externos. Además, debido al bajo peso que tienen -algunos bebés prematuros apenas pesan 500g- pierden con facilidad calor y requieren un control estricto de la humedad y temperatura ambiental con incubadoras. Muy frecuentemente y debido a su inmadurez presentan dificultad para respirar y para la alimentación, requiriendo soporte ventilatorio y nutrición endovenosa.

Además, se trata de bebés con mayor riesgo de secuelas neurológicas a largo plazo por su gran vulnerabilidad; mayor cuanto más prematuro es el bebé. Nuestro trabajo consiste en avanzarnos y ayudar al recién nacido en los problemas que le puedan surgir para reducir al máximo estos hándicaps neurológicos.

Dr. Miquel Ramon, neonatólogo

 ¿Cómo es el trabajo que se realiza en la UCI Neonatal de alta complejidad? ¿A qué bebes atiende? ¿Se facilita que los padres pasen tiempo con el bebé o hay horarios específicos para las visitas?

En la UCI Neonatal de alta complejidad o de nivel III se atienden todos los bebés prematuros nacidos antes de las 36 semanas, con una edad gestacional mínima que puede ser de 23-24 semanas, y todos los bebés que están enfermos por otros motivos como malformaciones, infecciones, etc. Además de los recién nacidos que, aunque no estén enfermos, requieren una vigilancia especial como por ejemplo, los bebés con bajo peso.

En la UCI neonatal conviven tecnología avanzada, bien sean monitores, respiradores, incubadoras…, con un personal médico y de enfermería especializado y altamente cualificado. Hoy en día, en las UCI neonatales, se promueve un tipo de cuidados más humanos, centrados en el desarrollo: ambiente silencioso y con luz tenue, colocación  de los bebés en ‘nidos’ dentro de las incubadoras para facilitar su confort y ayudar a un mejor desarrollo neuromuscular… En este sentido, es fundamental la presencia de los padres, que tienen entrada libre 24 horas sin restricciones,  son invitados a realizar el método canguro favoreciendo el contacto piel a piel con su bebé desde los primeros días, y a participar en los cuidados básicos de alimentación, cambio de pañal… una vez que el bebé está estable.

Qué bueno que cuidéis así el bienestar emocional del bebé en estos momentos tan delicados.

Sí, para nosotros es una de las prioridades.

Dra. Roser Porta, responsable de la Unidad de Neonatología

¿Se cuida de alguna manera a las familias que recurren a la unidad de Neonatología?

Un ingreso en la unidad neonatal no es previsible en la mayoría de los casos. Se altera el concepto del escenario del parto ideal. Las familias entran en la unidad en una situación vulnerable y casi siempre de una forma inesperada. El personal de enfermería y de pediatría desarrolla estrategias de acogida a diversos niveles ofreciendo una información adecuada con la máxima empatía, individualizando en cada caso desde la pluralidad de la experiencia acumulada.

Se publicó una encuesta de satisfacción realizada a los padres de los bebés ingresados en nuestra unidad: los parámetros mejor valorados fueron el horario de acceso, las condiciones físicas de ausencia de luz y ruido respetuosas con el desarrollo neurológico, la sensación de apoyo del personal y de potenciación del vínculo entre los padres y el bebé._DSC2209

Los padres tienen acceso a la unidad a cualquier hora, se favorece su presencia en todos los procedimientos si así lo desean, se estimula el método canguro – contacto piel con piel con su bebé – y se les da un papel cada vez más determinante y participativo en el cuidado de sus hijos.

Qué maravilla que los padres puedan estar las 24 horas del día con su hijo en un momento tan importante. Ojalá sea algo que se haga extensivo al resto de hospitales del mundo y la -no separación- sea pronto una realidad.

Dra. Eva Capdevila, neonatóloga

¿Se tiene en cuenta la parte emocional del bebé cuando su salud está en un momento delicado?

 La parte emocional es muy importante en la UCI Neonatal. Nuestra unidad es una unidad abierta y sin horarios, donde los padres pueden entrar en cualquier momento para que pasen el máximo tiempo posible con sus bebés. Se anima a las familias a traer objetos personales para acondicionar el espacio que será de su hijo durante los meses que dure el ingreso y se incentiva la realización por parte de ambos progenitores del método canguro, que consiste en la colocación del bebé piel en piel sobre el torso. Esto favorece el vínculo con el recién nacido y la producción de lactancia materna, que es el mejor alimento que puede recibir cualquier bebé, capital en el recién nacido prematuro y que mejora su evolución durante el ingreso.

Qué alegría me da escuchar que existe una unidad “abierta y sin horarios” donde se favorece el método canguro y se potencia la lactancia materna como mejor alimento para el bebé.

Sí, es algo que consideramos necesario. Además, procuramos siempre que las manipulaciones del bebé ingresado en la UCI Neonatal sean las menores posibles, intentando agruparlas para reducir su estrés y adaptarlas individualizándolas a su “ritmo”.

Intentamos en la medida de nuestras posibilidades ser cercanos y accesibles a todas las familias. Especialmente en aquellas que están pasando una situación más delicada con su hijo, animamos a que expresen sus temores y dudas, procurando acompañarlos lo mejor que podemos en esta situación.

Miquel Ramon, neonatólogo

 ¿Hay algún tipo de apoyo a la lactancia materna desde el Hospital?

 Desde hace muchos años está comprometido en apoyar la lactancia materna.  Para ello ya en el hospital antiguo se llevó a cabo una formación específica de todo el personal involucrado en el embarazo, el parto y los cuidados de los recién nacidos. Se modificaron los protocolos asistenciales para adoptar aquellos en los que existe evidencia de que favorecen el éxito de la lactancia y se creó un grupo de apoyo a la lactancia propio que sigue muy activo en la actualidad.

Por todo ello en el año 2004 se consiguió la distinción de Hospital Amigo de los Niños, título otorgado por la OMS/UNICEF a aquellos establecimientos que superan una rigurosa auditoría en temas de apoyo a la lactancia. Fuimos el primer hospital privado de España en obtener esta distinción. Hemos participado de forma activa en Comités de lactancia materna nacionales y en los congresos de lactancia, obteniendo incluso premios al mejor póster o comunicación oral._G9A1790

En la actualidad se han iniciado charlas específicas sobre lactancia materna para las gestantes de nuestro hospital con gran éxito de asistencia. Se ha creado una unidad de lactancia con participación de pediatras, obstetras y personal de enfermería cuyo principal objetivo es continuar mejorando en todos los aspectos de apoyo a la lactancia.

 Enhorabuena por la distinción de “Hospital Amigo de los Niños”. Supongo que será un orgullo. Qué bueno que favorezcáis la lactancia materna de ese modo, que nutre no sólo lo físico, si no también lo emocional.

Sí, para nosotros es un tema esencial en el que nunca se puede decir que ya hemos tocado techo, necesita progresión constante.

Dr. Vicente Molina, jefe del Departamento de Pediatría

 Explicar a unos padres que su hijo necesita cirugía no debe ser sencillo. Desde la unidad de cirugía infantil, ¿se les ofrece algún tipo de ayuda para tomar una decisión tan importante?

Cuando a unos padres les dices que su hijo se tiene que intervenir hemos de tener en cuenta dos circunstancias. Si es por un proceso agudo como apendicitis, torsión de testículo, etc, pocas preguntas hacen, ya que, saben que no hay más remedio para ello y además ya el pediatra o médico de urgencias les ha dado explicaciones.

La otra circunstancia es cuando el proceso no es agudo como puede ser una hernia inguinal, una fimosis, etc. En estos casos empieza una conversación, a veces muy larga  con múltiples preguntas… si es la edad adecuada, él por qué es necesario intervenir, cuándo es el mejor tiempo para hacerlo y sobre todo preguntan por la anestesia, que es a lo que se tiene más miedo porque siempre saben de alguien que les ha pasado algo  o cómo será la separación del niño de los padres cuando se vayan a intervenir.

Después de explicarles que es necesario y que los anestesistas son especialistas en niños se van más e menos convencidos sobre cómo han de volver. Para preparar el preoperatorio, siempre se les dice que vengan con un listado de preguntas, no importa lo grande que sea pero sí que les ayude a despejar sus dudas para poder situarse ante la cirugía de la mejor forma posible.

Lo más importante siempre es la anestesia y cómo será el paso del niño de su lado y donde se despertará. Hoy gracias a la cirugía ambulatoria está muy bien solucionado.

Dr. Alberto Montaner, cirujano pediátrico

 ¿Cómo es el día a día de un niño que está ingresado en el hospital? ¿Y el de sus padres?

El ingreso de un niño reúne ciertas características diferenciales al adulto. Un ingreso significa estar apartado de todo lo que conoce y quiere en un momento en que además se encuentra frágil. _G9A1846

Intentamos que este cambio sea percibido por el niño y su entorno lo mejor posible. La presencia y compañía permanente de los padres, no como simples espectadores sino participando de forma activa en su cuidado, les aporta seguridad y hace que la familia se sienta útil. Respetar los hábitos del niño, sus horas de sueño, sus predilecciones, sus juegos, etc., ayudan que la estancia sea más llevadera.

¿Es posible respetar los hábitos de un niño y sus horas de sueño en un hospital?

Si se entiende como parte importante para su salud, se ponen los medios para ello. Aportar la información adaptada su edad y la presencia de un personal dedicado y entrenado a la compresión de las particularidades infantiles, contribuye a tener mejores resultados.

En Nuestro hospital se está llevando a cabo un nuevo proyecto: la creación de una planta de uso exclusivo para Pediatría, equipada acorde a las necesidades del niño, la cual nos ayudará a perfeccionar todas estas ideas.

Ese es un proyecto, que seguro que merece la pena.

Sí lo es.

Andrea Otero, pediatra

 ¿Qué papel juega el equipo de anestesistas ante un niño que requiere una intervención quirúrgica y no entiende bien qué ocurre? ¿Se cuida de alguna manera el proceso de anestesia para que no sea traumático? ¿Se permite a los padres acompañar a sus hijos hasta que la anestesia ha hecho efecto?

En el Hospital Quirón Dexeus queremos que la experiencia imprescindible de la anestesia sea algo menos “temible” y “agresiva”. Por ello tenemos un proyecto en el que la atención preanestésica del niño que se va a operar en nuestro centro la realiza el equipo del Departamento de Pediatría en base a un documento de consenso con el Departamento de Anestesia. Ellos han asesorado este documento y se han implicado en el desarrollo de una de las herramientas que más éxito tiene entre los niños y las familias. Es el cuento “1,2, 3 a dormir, la historia de Neri” en el que explicamos, en forma de cuento, las etapas de la cirugía y la anestesia. Esto le permite familiarizarse con el entorno hospitalario, anticipar lo que le pasará y así minimizar los temores y la ansiedad que el proceso pueda tener.

¡Qué buena iniciativa!

Sí. El día de la intervención, los padres pueden estar con ellos hasta el momento en que entran en el área de quirófano central o en la zona “limpia” de los quirófanos de cirugía ambulatoria. De este modo el niño ve que sus padres conocen al personal que luego va a estar con ellos hasta que se les anestesie y minimiza la ansiedad de separación. Además, utilizamos algún fármaco ansiolítico en los minutos previos a la anestesia, que permite disminuir la ansiedad y las dosis de anestésicos que recibirán en la cirugía, e intentamos favorecer al máximo un entorno amigable para el niño que le permita sentirse seguro y confortable.

Dra. Mati Viñas, pediatra

 ¿Cómo es la calidad de vida de un niño antes y después de acudir a la unidad de cardiología infantil?_G9A1854

Actualmente todas las cardiopatías congénitas son diagnosticadas, el 90% en la vida fetal y el resto son niños que le han diagnosticado casualmente durante la consulta de pediatría. La especialidad ha alcanzado un alto grado de desarrollo que al 100% de los niños se le puede ofrecer un tratamiento, bien sea una arritmia, un cateterismo intervencionista en una sala de hemodinámica o cirugía.

El 70% de los niños se operan durante el primer año de la vida lo que le permite que una vez realizada la corrección de su cardiopatía en edades tempranas de la vida obtengan un desarrollo normal llegando a la edad adulta en su inmensa mayoría con plenas capacidades físicas e intelectuales. Este tratamiento se realiza en forma de equipo multidisciplinario formado por cardiólogos, cirujanos, anestesiólogos y psicólogos que acompañaran a la familia y al niño de forma personalizada durante el curso de su enfermedad.

Dr. Raul Abella, director del Centro Internacional del Corazón de Barcelona, ubicado en Dexeus.

¿Es posible ayudar a un niño que tiene una patología en el crecimiento?

Es evidente que para ayudar a un niño con retraso de crecimiento o con talla baja lo fundamental será establecer un diagnóstico.  Y lo primero es recordar que las causas más frecuentes de talla baja son las variantes de la normalidad que no tienen una patología subyacente de realizar un tratamiento.

Una talla se considera baja si se sitúa por debajo de -2,5 desviaciones estándar de la media en las gráficas de crecimiento para edad, sexo y grupo racial de ese niño o niña. Nuestras gráficas actuales de crecimiento han sustituido a las previas que ofrecían valores de los años 1950 hasta 1974. La media de talla y de peso en los últimos 40 años ha aumentado según las edades hasta 5 cm.

Si un niño está por debajo de -3 s.d. hablamos de talla baja extrema y necesita valoración amplia. No solo tiene valor la talla y su puntaje en las gráficas de crecimiento, sino también lo que llamamos velocidad de crecimiento, es decir, los centímetros que crece en periodos de 6 meses o de 12 meses. Si la velocidad se mantiene por debajo de -1 s.d. se debe descartar una patología asociada.

Los cambios en los percentiles de las gráficas de crecimiento pueden ser normales o no y pueden ser normales los dos primeros años de vida, sobre todo con padres que están el percentil normal-bajo de la curva de crecimiento, y durante la pubertad en niños con retraso constitucional de crecimiento que desarrollan una pubertad retrasada.

El patrón de crecimiento de un niño depende de la interacción de los genes, de las hormonas, de la nutrición y metabolismo, de la actividad física y de las condiciones de vida sociocultural y familiar.

El metabolismo, la receptividad de los tejidos, los genes y las hormonas suponen entre un 60 y un 70 % de la talla final del niño. El resto dependerá de factores exógenos como la nutrición, el ejercicio y los factores psicosociales.

Los niños pasan por tres etapas que regulan el crecimiento:

1/ El prenatal y primer año de vida: depende de factores genéticos, del tamaño de la madre y de la nutrición que aporta la placenta. La insulina y los factores de crecimiento son importantes en esta etapa mientras que la hormona de crecimiento no lo es.

2/ El crecimiento antes de la pubertad y después del primer año de vida. Aquí la genética, la hormona de crecimiento -sobre todo a partir de los 2 años de edad- y los factores de crecimiento son importantes.

3/ La pubertad: influyen las hormonas sexuales, sobre todo, la genética menos y el aumento de hormona crecimiento junto a las hormonas son fundamentales

Cuando los padres consultan por un niño que creen que es bajito o que no crece lo suficiente o que se ha enlentecido o que no es como los de su clase hay que pensar en dos cosas. La más frecuente a descartar es que pueda ser una variante “normal “de crecimiento. Puede ser una talla baja familiar que es inferior a la media de la población pero que es normal para ese niño, o puede ser un niño con retraso constitucional de crecimiento y pubertad que madure más tarde que otros.

Pero también puede ser una talla patológica que necesite tratamiento. Es importante saber si es una talla desproporcionada, como los niños con displasia esquelética tipo acondroplastia u otras o como los niños con enfermedades óseas metabólicas tipo raquitismos, o si estamos ante una talla baja armónica o proporcionada que puede haberse iniciado antes del nacimiento o después. En este grupo se han descrito los últimos años las mutaciones del gen SHOX en tallas bajas familiares que pueden tener indicación de tratamiento con hormona de crecimiento.

Se establece entonces un estudio diagnostico donde las gráficas de crecimiento nos darán información de los percentiles y de la velocidad de crecimiento, la historia familiar y las tallas familiares nos sirven de apoyo para orientar las variantes normales, el origen prenatal o postnatal del problema nos da información para realizar determinados exámenes complementarios.Clinica Dexeus_07

El pediatra piensa que una talla baja es patológica si la talla está en < -3sd., si la talla es muy baja para la talla de la familia, si la historia clínica y la exploración del niño sugieren enfermedad crónica, si la velocidad de crecimiento es < 10 p para la edad cronológica, si el niño tiene rasgos que sugieren un síndrome o si las proporciones o segmentos corporales no son normales.

En los exámenes analíticos deberá estudiarse la función de tiroides, hepática, renal, factores de crecimiento y marcadores de enfermedad celiaca.

Si se descartan enfermedades crónicas y el factor de crecimiento IgFI es bajo con mala velocidad de crecimiento deberá estudiarse la hormona de crecimiento y tratar si se confirma un déficit.

Es evidente que puede ayudarse a niños con patología de crecimiento porque podemos identificar un celiaco que solo crecerá bien cuando se le retire el gluten. Podemos detectar un hipotiroidismo que necesitará hormona tiroidea y controles endocrinológicos, y se puede ayudar a la hormona de crecimiento si se confirma el déficit o si el paciente presenta determinadas patologías como Síndrome de Turner, insuficiencia renal crónica, Síndrome de Prader-Willi o incluso a niños pequeños para la edad gestacional y las mutaciones del gen SHOX

Dr. Josep Maria Gairí, pediatra especialista en neumología pediátrica

 Ofrecéis atención específica a niños adoptados y a sus familias. ¿Nos podríais hablar de ello? ¿Qué necesidades habéis detectado?

En el año 2002 se creó en nuestro centro la unidad de atención al niño adoptado con la finalidad de dar asesoramiento y soporte primero a las familias que están en proceso de adopción para continuar con el seguimiento del menor una vez adoptado.

Las principales necesidades de la familia que inicia un proceso de adopción es la recibir  información sobre el estado de salud del menor y en el caso de que este haya padecido una enfermedad, cuáles son las posibles secuelas que pueden manifestarse en el futuro, así como las posibles consecuencias como resultado de haber estado institucionalizado y de los posibles hábitos tóxicos maternos durante el embarazo. Un ejemplo es el síndrome alcohólico fetal cuyas repercusión puede ser muy grave para el menor, entre otras.

Dra. Marisol Florensa, directora de la Unidad de Atención al niño adoptado

¿Qué patologías se ven con mayor frecuencia en adolescentes? ¿Se solucionan?

 La consulta de atención a los adolescentes es necesaria y es, además, una demanda emergente de nuestra sociedad. La adolescencia es una etapa de la vida en que el estado de salud es, generalmente, bueno y gran parte de las familias, profesionales de la salud y los propios jóvenes consideran que no hay necesidad de realizar visitas médicas a las consultas de atención primaria ni a los especialistas.

Sin embargo, 1 de cada 5 adolescentes han sufrido durante esta etapa, como mínimo, un problema relacionado con la salud y más del 25 % de los jóvenes presentan por lo menos un factor de riesgo de sufrir fracaso escolar, mantener relaciones sexuales no protegidas y de consumir sustancias tóxicas como drogas o alcohol.

La depresión del adolescente y el consecuente riesgo de suicidio deben ser detectados y tratados correctamente, ya que, presentan síntomas específicos que pueden «engañar» a familiares o profesionales poco formados en atención a la adolescencia.

Debe dedicarse especial atención a las visitas preventivas que garanticen un abordaje integral de la salud de los adolescentes, así como visitas puntuales de detección y tratamiento de problemas específicos como trastornos de la conducta y de personalidad, porque muchos debutan en este grupo de edad y deben ser derivados a los profesionales de salud mental; alteraciones de la conducta alimentaria que tienen gran tendencia a la cronicidad y una mortalidad elevada si no reciben la detección y tratamiento tempranos y por los profesionales adecuados; consulta y seguimiento ginecológico -anticoncepción, cuyo objetivo es evitar embarazos no deseados e infecciones de transmisión sexual/VIH, ya que, el riesgo es alto debido a los ideales románticos y la baja percepción de los riesgos común en muchos pacientes adolescentes a partir de los 12-13 años.PAIDODEX Angli_07 Consulta1

Por otra parte, también es preciso prestar atención a problemas escolares y trastornos por déficit de atención o hiperactividad, a pesar de que algunos casos no son diagnosticados hasta esta edad, lo que conlleva un alto riesgo de trastornos secundarios y de bajo auto-concepto. Su tratamiento, farmacológico o no, conlleva mejoría de la autoestima y del rendimiento académico.

Otra de las cosas a observar, valorar y tratar es el consumo de sustancias, concretamente la detección de signos de alarma de consumo abusivo y adicciones, así como los problemas emocionales para los que consideramos necesario mejorar la autoestima para prevenir patologías por ansiedad y depresión.

Dra. Nuria Curell, pediatra especialista en Medicina de la adolescencia

 ¿Cómo es el equipo de profesionales que hay detrás del Hospital Universitari Dexeus – Grupo Quirónsalud?

Al inicio del proyecto, en los años 70, sólo un número pequeño de profesionales, el equipo fundador y alguno más, tenían dedicación exclusiva a Dexeus. La mayoría, como era habitual en aquella época, compaginaban su trabajo en un hospital público con la actividad a tiempo parcial en el hospital privado. El ejemplo de los fundadores y la evolución de la profesión hizo que de forma progresiva los profesionales escogieran trabajar en Dexeus como su única actividad.

Esta dedicación a “full-time”, el hacer de Dexeus el objetivo único profesional de muchos de nosotros, es lo que ha cambiado radicalmente el ambiente profesional de nuestro hospital. Los profesionales creen firmemente en el proyecto, independientemente de los cambios de accionariado y dedican todos sus esfuerzos a conseguir tener unos servicios de la máxima calidad y competitivos en el entorno que nos rodea.

El perfil general es de profesionales con muy buen trato con los pacientes, muy concentrados en la asistencia y en la calidad asistencial, pendientes de los aspectos humanos y éticos de nuestra profesión, muy implicados en los aspectos de funcionamiento del centro y preocupados también por los temas de docencia e investigación.

Dr. Vicente Molina, jefe del Departamento de Pediatría

 La parte más emocional del trabajo médico que realizáis cada día es…

Un componente habitual en la relación entre pediatra y paciente o entre el pediatra y la familia es la ansiedad, esa sensación de angustia, y a veces desesperación, frente a lo desconocido, que no tiene en muchos casos relación con la gravedad de la situación pero que genera un sufrimiento añadido al de la propia enfermedad.

El buen manejo de la ansiedad del paciente por parte del profesional es un aspecto fundamental en la generación de la confianza mutua y también en el hecho de que el enfermo pueda vivir su enfermedad de una manera más relajada y con menos miedo, a la vez que pueda sentirse esperanzado en su curación. Saberse poner en su piel, comprender cuál es la percepción que tiene de su situación e intentar ayudarle en ese mal momento, incluso cuando nuestra percepción como médicos es la de que estamos delante de un proceso banal que no debería provocar ese grado de ansiedad, es parte fundamental de nuestro trabajo y requiere saber controlar también nuestras propias emociones.

Dr. Josep Maria Cubells, pediatra

Muchísimas gracias al equipo médico, por vuestro tiempo, por acercarnos un modo de trabajar en el que salud y emociones van de la mano, y porque me habéis demostrado que aunque no era fácil conseguir colaboración conjunta de varios profesionales para la atención íntegra en la salud de los niños,el trabajo en equipo es una realidad diaria en el Hospital Universitari Dexeus – Grupo Quirónsalud. ¡Un abrazo y hasta pronto!

 

 

Esta entrevista está realizada según el código confianza C6C http://codigoconfianza.com/inserta-los-codigos/inserta-c6c/

firma2

Te podría interesar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*