Hablando CLA-RI-TO del destete en un minuto

destete

“Mi hijo va a cumplir un año y he pensado empezar con el destete pero aún me pide mucho el pecho y no sé cómo hacerlo”.

Cuando un bebé toma pecho, no sólo busca alimento, sino también protección, consuelo y bienestar emocional. Por tanto, debemos plantearnos si cuando hagamos el destete queremos que sufra o no, y si sufre nuestro hijo, sufriremos todos. Así dicho suena duro, pero es una realidad que sucederá si decidimos hacer un destete drástico y repentino. Evidentemente hay casos, en los que no queda otro remedio, como por ejemplo, la hospitalización de la madre o que se tenga que ausentar. En cuyo caso, siempre es conveniente ofrecerles mucho cariño, comprensión y afecto. Porque nuestros hijos no van a entender la decisión de la medida unilateral de dejar el pecho.

La alternativa a esta medida drástica siempre y cuando sea posible, se basa en respetar las demandas del niño. Porque algunos dejan de pedirlo con dos años, otros con tres, o incluso con cuatro. Cada uno lleva su ritmo y tiene unas necesidades diferentes, y lo más sano a nivel emocional es dárselo si lo pide.

Si por lo que sea tenemos que acelerar este proceso, la mejor opción es el destete “paulatino”, que consiste en no ofrecer pecho a nuestros hijos, y si lo piden, proporcionarles otro alimento. De este modo, estaremos reduciendo la cantidad de tomas, siendo esta una forma de “acelerar” el destete. Sin embargo, si a pesar de todo pide pecho, lo sano es darle la opción de hacer una toma, porque si no lo pide por hambre, está buscando nuestra protección, nuestra seguridad, el saber que estamos ahí, el apoyo incondicional y el afecto. En definitiva, a su madre en “estado puro”, porque cuando está al pecho, no necesita nada más para ser feliz. ¿Cómo se lo vamos a negar? Cuando se sienta preparado, lo dejará de forma voluntaria.

¿Y tú? ¿Has pensado ya en ello? ¿Cómo lo hiciste? ¿Utilizaste alguna estrategia que te sirvió y la quieres compartir?

firma2

Te podría interesar.

10 comentarios

  1. Muy bonito artículo. Lo malo de dar el pecho a niños “mayores” es que hay gente que te mira como si estuvieses loca y te incómoda.
    Yo con la mayor estuve hasta que cumplió los 17 meses y le quite el pecho porque embarazada de su hermana era demasiado para mi cuerpo. Y con la pequeña aún seguimos con sus 22 meses y por ahora sin intención de dejarlo. Ya lo hará cuando se sienta preparada.

    Felicidades por el blog.

    1. Hola Aiora!!
      Cuánta razón en tus palabras. Efectivamente hay comentarios que tienden a condicionar nuestra manera de hacer las cosas. Me alegro de que en tu caso esto no sea así porque de este modo, tanto tu hija como tu os seguís beneficiando de tantas cosas positivas como aporta la lactancia materna. Muchas gracias por tu comentario, un saludo!!

  2. Precioso artículo!!! En mi caso ya son casi 16 meses de lactancia, y sólo pensar en el destete me entran los mil males…veo a mis amigas que le han dejado ya el pecho y lo están pasando fatal, así que yo ni me lo planteo. espero y deseo que mi hija pueda ser la que decida cuando ya no necesita mi pecho. Ese día sin lugar a dudas sufriré yo más que nadie.
    Felicidades por el blog.

  3. Hola Marta!!
    Qué sano para tu hija que le des la opción de marcar los ritmos en base a sus necesidades. Sin lugar a dudas es algo de lo que se beneficiará toda la vida, pues el pecho también cumple una función “afectiva”, emocional. Es por esto que también las madres que lo sabemos, disfrutamos de esos momentos y los vemos como una oportunidad de reforzar el vínculo con nuestros hijos. Un saludo y muchas gracias por tu comentario

  4. Uf..me he planteado tantas veces el destete respetuoso..que sigo con el pecho jaja. Me da una pena terrible, asi que al final he optado por ver si se cansa y lo deja el solito (ya va para 3 años y medio). AHora ya solo se acuerda para dormir o si se ha caido, tiene un disgusto etc, pero no veo yo que tenga ganas de dejarlo del todo 😉

    1. Hola Sra. Jumbo!!
      Ni eres ni la primera ni la última, de hecho, sigo tus pasos. Lo que ocurre es que hay muchas personas que no lo dicen abiertamente. Todo llega, mientras tanto, a disfrutar. Gracias por tu visita, un saludo!!

  5. Yo desteté a la Mayor con 12 meses porque quería volver a quedarme embarazada y no había manera de recuperar mis ciclos mientras lactaba (a día de hoy, casi 16 meses después de dar a luz a la Pequeña, que aún toma pecho, sigo sin saber qué es la regla. Así soy yo…). Hicimos un destete progresivo que se prolongó dos meses, en los que fui retirando tomas poco a poco y de la manera menos abrupta posible (por ejemplo, la primera que eliminé fue la toma que hacía por las tardes, a la hora de merienda, pero si algún día se había caído o estaba especialmente agitada no se la negaba). Con el tiempo sólo le quedó la de la noche y ni ella ni yo nos acordábamos de la teta en todo el día. La mantuve con esa única toma un tiempo, con la esperanza de que fuera suficiente para volver a recuperar mi fertilidad, pero no. Ni por asomo. Hasta casi cuatro meses después de dejar el pecho definitivamente no volví a menstruar. Quitar la última toma fue un poco más duro, porque ella quería dormirse al pecho, pero al final la sustituí por tumbarme con ella en la cama y leerle cuentos. Aún no me planteo destetar a la Pequeña, porque en principio ya no vamos a tener más hijos, así que ahí seguiremos mientras las dos estemos felices.

  6. Hola!!
    Si, a veces hay circunstancias que pueden hacer que el destete tenga que acelerarse más de lo que quisiéramos. Igualmente veo que lo hiciste de forma muy respetuosa así que enhorabuena. Un saludo y muchas gracias por tu comentario!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*