¿Sabes que tiene que ver con tu hijo el reflejo vestíbulo emocional? Descúbrelo

Hoy nos vamos al parque que tiene una casa en lo alto y que para acceder a ella no queda otra que trepar o escalar por las escaleras, por la cuerda o por el tobogán. Podríamos quedarnos mirando mañana y tarde y veríamos reacciones diferentes pero que ¡coinciden en todos los parques!

 

Nuestro hijo está escalando hacia la zona más alta. Hay padres que se prestan a subir con sus hijos cuando estos se lo piden y padres que siempre tienen una excusa para no hacerlo. Padres que acompañan en la cercanía y padres que no. Padres que animan o que desaniman. Padres que lo viven y se implican, y padres que no.

 

Nuestra actitud y nuestro modo de situarnos en la “escalada” del niño condiciona  su respuesta y la manera de enfrentarse al reto. Nuestra forma de entender y acompañar les ayuda a superarse haciéndose más grandes o les hace sentir pequeños e inseguros.

El equilibrio físico, está condicionado por el equilibrio emocional

 Hay padres que no parecen inmutarse ante los nuevos logros psicomotrices de su hijo ni aunque este haya hecho un gran esfuerzo. Pero también hay quienes animan a seguir intentándolo y quienes recalcan que se tenga cuidado, que por ahí no se puede subir o que aún no tiene edad para lanzarse así.

Si eres de las personas que cuando tu hijo escala un muro “acompaña” diciendo “bájate de ahí que te vas a caer”, “no vayas por ahí que no lo puedes hacer” o “ten cuidado” piensa que quizás no lo estás acompañando de la mejor forma para cuidar su inteligencia emocional.

El reflejo vestíbulo emocional

 El reflejo vestíbulo emocional  es el responsable del sentido del equilibrio, y está condicionado por el estado emocional. Esto implica que un niño contento, tranquilo y sereno se cae y se tropieza menos porque tiene toda su atención centrada en cruzar un bordillo. Pero también implica que un niño que pretenda cruzar el bordillo disgustado, herido, dolido, enfadado o cansado tiene un componente emocional, que le dificulta tener un buen equilibrio para hacerlo sin tropezar. El equilibrio emocional interfiere en el equilibrio físico.

El reflejo vestíbulo emocional conecta con la parte más íntima. Conecta con lo emocional. Si cuidas con gestos y palabras y no eres su “techo” si no su guía, estarás creando y fomentando. Estarás estimulando y desarrollando. Estarás ayudando a que crezca con normas y límites pero sin barreras emocionales. Crecerá sabiendo que respetando puede llegar donde quiera y conseguir lo que se proponga porque aprenderá que las barreras emocionales no tienen cabida en él.

Si eres de las personas que le ofreces la mano cuando está en lo alto sabiendo que no la ha pedido y que no la necesita, es posible que estés interfiriendo y dirigiendo hacia la “torpeza” física y emocional sin saberlo. La ayuda no debe de llegar antes de tiempo porque castiga la autoestima y daña la inteligencia emocional enviándole el mensaje de que no crees que pueda hacerlo sin ayuda.

En resumen

Un niño que intenta trepar o que va pasando un muro estrecho, lo hace intentando no caerse. Lo hace convencido de que lo puede hacer, de que puede mejorar sus habilidades y con la necesidad de buscar sus propios límites. No seas quien le diga “ten cuidado” cuando se ha caído. Si se cae, no significa que no haya trepado con cuidado. Sé quién le diga “sé que puedes hacerlo”.

No seas quien interfiera en que su equilibrio físico y emocional no sea todo lo sano que pudiera. Elige desarrollo. Elige cambiar “te vas a caer” por “puedes conseguirlo”, por “creo en ti”. Le estarás dando seguridad, le estarás ayudando a estar mejor. Le estarás dando fuerza, confianza y la posibilidad de ir a más y no a menos.

Te podría interesar.

4 comentarios

  1. Nos encanta el artículo Izaskun. Es muy importante que los padres y madres sirvan como base segura para el desarrollo de sus hijos e hijas. Que sean las personas con las que pueden recuperar las fuerzas y volverlo a intentar. Es impresionante lo importante que son los mensajes más sutiles.

    Gracias!

  2. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*