Lo que debes saber antes de elegir los regalos

regalos577012-690x455

Navidades, Papa Noël, Olentzero y Reyes Magos en camino. Nos encontramos delante de las estanterías de una juguetería con cien mil juguetes “mirándonos”, a cada cual más bonito, más ideal para nuestro hijo o hija. Y nunca sabemos dónde está el límite entre pasarnos y quedarnos cortos, entre acertar o no…, así que con mucha ilusión, vamos seleccionando lo que creemos que será útil, divertido, educativo… Pero ¿qué criterio debo seguir?

Es evidente que cada niño tiene sus preferencias y una edad diferente, por lo que, sus necesidades van a ir cambiando. Lo que es seguro, es que los regalos deben de llevar un orden para que nuestros hijos aprendan a valorar las cosas y para que el 7 de enero no nos volvamos “locos” intentando guardar las cosas porque no tenemos sitio.

Uno de los buenos hábitos que conviene adquirir antes de elegir los regalos, es hacer una selección en la que respetemos algo de lo que nuestros hijos han pedido, pero también es recomendable incluir algo que necesiten y que puedan usar. Por ejemplo, si ha pedido en su carta un patinete podemos complacerle, pero también incluir ese abrigo o esos calcetines que le están haciendo falta.

Algo que no suelen incluir en sus cartas, son los cuentos. Sin embargo, deben estar entre los imprescindibles, puesto que, fomenta el hábito de lectura, así como, trabajar emociones, miedos, empatía, valores,…, y un sinfín de cosas positivas, que los hacen ser indispensables.

A la hora de elegir los juguetes, es bueno clasificarlos en base a cuatro áreas que conviene estimular, como son: inteligencia, lenguaje, social-emocional y motriz. Este es un trabajo que deberíamos hacer desde casa para que el niño pueda disponer de juguetes que le permitan desarrollar todas sus capacidades, porque si no nos puede pasar como cuando vamos sin lista de la compra al supermercado.

-Hay juguetes que favorecen el desarrollo de la inteligencia mejorando la atención y la agilidad mental como por ejemplo los juegos de construcciones, de encajes, de asociación, de estrategia así como los puzles. Otros más favorecedores de la adquisición y mejora del lenguaje como cuentos, marionetas, flautas, armónicas, música, teléfonos, juegos de tiendas, un espejo…

-Otra de las cosas que conviene trabajar con los niños, porque está directamente relacionada con la inteligencia, es la motricidad. De hecho, deberíamos distinguir entre motricidad gruesa, que es la que le permite andar, correr, saltar y trepar, de la motricidad fina, que es la que le facilita el manejo de cubiertos y la agilidad a la hora de escribir y pintar. Hay gran variedad de juguetes de arrastre, coches, motos, camiones, trenes, balones, pelotas, toboganes, cubos, rastrillos, palas, patinetes, carretilla o sillas de muñecas que les permitirán ejercitar y mejorar la motricidad gruesa así como juguetes de construcciones, de cerraduras, encajables, pizarra, pinturas, puzles, tijeras de punta redonda, pinceles, cubiertos, herramientas, muñecas con vestidos, plastilina, cordones, hojas y botones que les ayudarán a mejorar la motricidad fina.

-Para ayudarle a entender y exteriorizar sus emociones así como a relacionarse con su entorno, son recomendables los juguetes que faciliten el juego simbólico como cocinitas, juegos de médicos, de pic-nic, disfraces, juegos de mesa, cuentos y bloques que traten las emociones, así como, aquellos relacionados con el mundo de la música.

Respecto al número de juguetes, y a pesar de que es una opción personal, el hecho de que cada niño reciba en su hogar dos o tres regalos grandes y siete de tamaño medio o pequeño es un número razonable, ya que, esta cifra casi se duplicará después de la “recolecta” por casas de tíos y abuelos.

Por último recordad, que el hecho de que nuestros hijos reciban más regalos, no implica que vayan a ser más felices. Para eso está el sentirse querido de forma incondicional, el apoyo y la seguridad que les transmitimos cada día, así como, el enseñarles a identificar y gestionar sus propias emociones y las de los demás.

firma2

Te podría interesar.

5 comentarios

  1. Hola!!! Estoy muy de acuerdo. Mis hijos ya son mayores pero en casa el libro siempre ha sido obligatorio, de pequeñitos eran cuentos apropiados y de mayores libros que quieren. El año pasado por ejemplo a mi hija le pusimos uno de Bukowsky y otro de Jane Austen y a mi hijo uno de Conan Doyle y El señor de los anillos(los3) en inglés, los pidieron ellos no es que a ella le diéramos Austen porque es chica, y de hecho se los han intercambiado.
    Y siempre he intentado incluir juegos para el desarrollo de la psicomotricidad. Y creo que no me iba mal del todo porque los profesores siempre me decían que mis hijos iban “trabajados de casa”, pero sé a que se referían.
    Un besito y me ha gustado mucho leerte.

    1. Hola Marigem!!
      El profesorado puede ser un buen indicador de como van nuestros hijos, pues en el colegio pasan buena parte de su infancia. Como bien dices, entre los indispensables siempre debe haber algún juguete con el que mejorar la psicomotricidad, pues está muy relacionada con la inteligencia y el bienestar emocional así como cuentos o libros que fomenten la lectura. Gracias por tu visita y tu comentario, un saludo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*