Tú que eres madre…Aprende a descansar

Permíteme que te cuente que soy madre, soy mujer, soy persona. Permíteme que te diga que por mis hijos doy la vida, que lo son todo para mí y que no hay amor más grande que el que siento por ellos. Permíteme que te explique qué sus sonrisas son mis sonrisas, que sus llantos son mis llantos y que sus alegrías son tan suyas como mías. Permíteme decirte que me desvivo cada día y cada noche para intentar darles lo mejor. Para darles cariño, compresión, apoyo y educación.

 Pero entiéndeme, que soy mujer, que soy persona y que también me estreso cada día. Entiéndeme que el día no tiene las horas suficientes para hacer todo lo que necesito y aún así lo hago. Entiéndeme que también me frustro y me disgusto cuando una pequeña acción como ponerse las zapatillas se convierte en conflicto. Entiéndeme que es tanta la responsabilidad que siento… que a veces me angustio. Que a veces me agobio. Que a veces lloro.

Seguir leyendo

¿Qué hacer cuando un niño molesta al tuyo en el parque?

Hoy he ido al parque con mi hija. Le encanta subir y bajar por el tobogán  y jugar con otros niños. Así que enseguida se ha acercado donde dos niños que jugaban y entre los tres se han entendido bastante bien. Al rato, se ha incorporado otro niño de la edad, que ha venido a enturbiar el buen ambiente. Ha comenzado a ponerse en medio del tobogán y a decirles: “tú no puedes bajar”, “no te dejo bajar” y cosas del estilo. El caso es que ni bajaba ni dejaba bajar. Estaba… haciendo atasco.

Seguir leyendo

A mi hija no le gusta cómo es, ¿Cómo le respondo?

-“Mamá, no me gusta cómo soy”.

– Ummm…¿Qué respuesta le doy? Uff…, allá voy… “Cariño, te diré algo. Hay tantas personas que piensan como tú y no lo dicen, como tantas que lo pensaron en su adolescencia, en su infancia o juventud y no fueron capaces de quererse a lo largo de los años. Eres valiente por darte cuenta y fuerte por atreverte a admitirlo y pedir ayuda.

Seguir leyendo

¿Quieres evitar los gritos? Te regalo 10 pautas para conseguirlo

El grito tiene una función específica de alerta ante situaciones de peligro, que bien puede servir para pedir ayuda o evitar un accidente. Utilizar el grito fuera de contexto de forma ocasional, no es adecuado pero si comprensible. Sin embargo, en el momento en que los gritos empiezan a formar parte de la dinámica familiar, no se está haciendo el uso correcto, por lo que es algo que debemos corregir si pensamos en el bienestar emocional de nuestros hijos.

Seguir leyendo