Ayuda para cuando una madre está agotada

Escuchar tu voz angelical a medianoche, cuando el mundo duerme y no hay sonido, eleva el grado de cariño al máximo. En un estado de letargo escucho: “Mami”,  detengo mi descanso para ir junto a ti, y lo hago contenta y feliz porque sé que yo te elijo a ti, y tú me eliges a mí.

 

Seguir leyendo