¿Por qué llora un bebé?

Mamá, escúchame, estoy llorando. ¿Me oyes? ¿No vienes? Voy a llorar un poco más fuerte, a ver si me escuchas….  Mamá… todo esto es muy distinto… La postura no es igual estando dentro o fuera de ti, tampoco la temperatura, ni la luz, ni el sonido, ni siquiera la forma de alimentarme y de moverme.

Seguir leyendo

Comprueba en 1 minuto si tu hijo gestiona bien sus emociones

Mamá, te dejo esta nota en la almohada porque a veces siento mucha rabia. Tanta, que quizás es ira, o frustración, o un poco de las dos. Y no sé qué hacer con todo eso que estoy sintiendo, porque me quema por dentro, y sale con mucha fuerza pegando, gritando, insultando… Y no me siento bien. No me gusta, porque me riñes, me disgusto y lloro. Y crees que al momento se me pasa, o se me olvida, pero no es verdad. Te digo que no lo volveré a hacer, pero no sé el camino. Y eso me pone triste.

Seguir leyendo

Cuentos, lo que no te han contado

Los momentos que dedicamos a contar cuentos, tienen un valor tan grande y tantos beneficios para nuestros hijos, que merecen ocupar un lugar importante en nuestra vida. No se trata sólo de favorecer la afición por la lectura o de cultivar la imaginación y la creatividad. Son mucho más, ya que, ayudan a fomentar y mejorar la calidad del vínculo y la interacción entre padres e hijos, a la vez que les proporcionan herramientas de resolución de conflictos y les transmiten seguridad. En realidad, pueden mejorar casi todos los aspectos, incluyendo la autoestima, el autoconcepto y las relaciones sociales, porque no tienen límites reales, sino imaginarios. Todo esto, repercute de forma positiva en un niño más sano y equilibrado a nivel emocional.

Seguir leyendo

Mi padre está en la cárcel

Recientemente he tenido ocasión de hablar con una madre que tiene un niño cuyo padre está en la cárcel. Me preguntaba sobre el modo más correcto de enfocar este tema de forma positiva y adecuada con su hijo, pues hasta ahora ella le dice que trabaja en una empresa que está lejos de su domicilio y no puede venir.

Seguir leyendo

¿Qué siente mi hijo?

Los padres nos preocupamos, y lo hacemos a menudo. Bien sea porque está enfermo, porque se ha dado un golpe o se ha disgustado, porque no ha comido o no duerme bien, porque llora, porque ha pegado o ha recibido…o sencillamente porque tenemos dudas de si podríamos hacerlo mejor. El caso es que la preocupación va ligada a la paternidad, y en su justa medida no tiene por qué ser mala. Se puede ser más o menos tranquilo, pero todos los que somos padres sabemos lo que se siente.

Seguir leyendo

9 recomendaciones para un sueño reparador

Una de las cosas que más nos preocupa como padres, porque interfiere de forma directa en la calidad de vida familiar, e incluso en nuestra salud, es el modo en que duermen nuestros hijos. En ocasiones, nos quejamos de que les cuesta conciliar el sueño o de que cuando lo hacen tienen despertares nocturnos que resultan agotadores. A continuación, señalamos nueve recomendaciones a la hora de acostar a nuestros hijos que les facilitarán un sueño reparador:

Seguir leyendo

¿Hay que castigar?

Se ha usado o abusado tanto de los castigos, que parece que es algo obligatorio en la educación de nuestros hijos e hijas. Es cierto que los que se utilizan actualmente, son más sutiles y con menos agresividad física, ya que, mientras que en la generación de nuestros abuelos era más habitual que sacaran a “pasear” la zapatilla o el cinturón, hoy en día, afortunadamente sucede bastante menos y parece que la violencia física ejercida a los niños está remitiendo. Pero… ¿Y el daño emocional que pueden ocasionar los castigos?

Seguir leyendo