Tú que eres madre…Aprende a descansar

Permíteme que te cuente que soy madre, soy mujer, soy persona. Permíteme que te diga que por mis hijos doy la vida, que lo son todo para mí y que no hay amor más grande que el que siento por ellos. Permíteme que te explique qué sus sonrisas son mis sonrisas, que sus llantos son mis llantos y que sus alegrías son tan suyas como mías. Permíteme decirte que me desvivo cada día y cada noche para intentar darles lo mejor. Para darles cariño, compresión, apoyo y educación.

 Pero entiéndeme, que soy mujer, que soy persona y que también me estreso cada día. Entiéndeme que el día no tiene las horas suficientes para hacer todo lo que necesito y aún así lo hago. Entiéndeme que también me frustro y me disgusto cuando una pequeña acción como ponerse las zapatillas se convierte en conflicto. Entiéndeme que es tanta la responsabilidad que siento… que a veces me angustio. Que a veces me agobio. Que a veces lloro.

Seguir leyendo

Contener la ira de tu hijo. Soluciones

 ¡Que levante la mano a quien le ha pasado esto alguna vez!

Hoy hemos ido de compras al supermercado. La primera parte de la tarde ha ido bastante bien, y reconozco que hemos metido en el carro algún “capricho” más de la cuenta. Pero nos ha tocado esperar en la charcutería y después de las primeras “gracias”, la espera ha empezado a hacerse larga.

Seguir leyendo