9 pautas para que consigas no reñir a tu hijo en público

Reñir. Hoy me has reñido con tantas ganas que aún retumban en mi cabeza tus palabras. Hoy, tu tono serio y tajante ha dejado una marca en mi corazón. Y es que hoy no era un día cualquiera Mamá. Hoy me dolía más. Hoy había público. Y lo sabías. Sabías que había gente que me importa mirando y no parecías darte cuenta de que me dolía el alma, me dolía el orgullo y de que sentía una vergüenza tan grande que me encontraba paralizada, acorralada, avergonzada, herida… y humillada Mamá.

Seguir leyendo