En mi clase todos tienen móvil, ¿qué responder?

Mamá, quiero un móvil.

Pero ¿para qué quieres un móvil?

Pues para wasapear con mis amigos, para jugar… para sacar fotos, para llamar… Para esas cosas.

Aún eres joven cariño.

Ya, pero todos en mi clase tienen uno.

¿Todos?

Bueno… casi todos, pero necesito uno. Venga Mamá, ¿cuándo podré tener móvil?

¿Tu hijo quiere un móvil?

Un niño no necesita un móvil para ser feliz. Necesita aprender que la felicidad no la dan las cosas materiales, si no el modo de situarse y de entender la vida. En la manera de aceptar y buscar lo que nos gusta, lo que nos hace sonreír. No confundas “ganas” con “necesidad”. No tengas prisa en regalarle un móvil si aún no ha entendido que lo personal va antes que lo material. No tengas prisa en regalarle un móvil si no sabe ser feliz sin él.

¿A qué edad debería tener móvil un niño?

Un niño no está preparado para hacer un uso responsable del móvil. No es cuestión de confianza, si no de madurez, de que hay cosas a las que no se debe exponer. Imágenes,vídeos, formas de hablar, de decir y de hacer propias del “mundo adulto” a las que no debiera tener acceso. Cosas de las que no le puedes proteger si tiene un móvil.

Estamos haciendo “mayores” a los niños antes de tiempo. El paso a Educación Secundaria Obligatoria -ESO- con 12 años, está precipitando que el “pack” vaya unido. Y con esa edad, un móvil expone al riesgo, más que ayuda.

Los niños no necesitan “quemar cartuchos” antes de tiempo. No necesitan escalar hacia la vida adulta, si no ir dando pequeños pasos. Pasos seguros. Pasos que no les hagan caerse si no los dan de forma correcta. Un ascenso en escalada siempre tiene más riesgos. Cuanta más edad tengan, más sólidos serán sus recursos y con mayor seguridad podrán afrontar una imagen que no debieran haber visto o unos comentarios que amenazan o ridiculizan. Porque estas cosas, también pasan con el móvil. Hay quien se “esconde” para decir y hacer.

¿Cómo debe ser el uso del móvil?

Un niño necesita supervisión de los contenidos, necesita que un adulto establezca los límites de lo que debe ver y de lo que no. Necesita un filtro seguro y sano que garantice que su uso no le daña. Pero decirle a un adolescente que se va a hacer una “incursión” en el móvil puede ser entendido como un signo de control y de pérdida de intimidad y de confianza, lo cual tiene su parte de razón.

Peligros de usar el móvil

Tener un móvil condiciona y modifica el tipo de juego y las relaciones sociales. Cuánta dependencia por no decir adición puede generar un móvil para que haya niños que estando en un parque prefieran utilizar el móvil que jugar en los columpios. Algo “falla”.

Que esta escena esté empezando a ser algo habitual es preocupante. Es un indicador claro de que el uso del móvil, no está siendo el correcto.

Un niño tiene otras opciones más satisfactorias y saludables. Saltar, correr, jugar, reír, inventar, elaborar, pintar, hacer construcciones, hacer formas con plastilina, bailar, cantar, jugar al escondite, sacar los juegos “de mesa”, relacionarse… Incluso aburrirse es más saludable.

Un niño no necesita un móvil, y mucho menos para divertirse.

Los niños no están emocionalmente preparados para exponerse al uso del móvil. Los adolescentes son niños “grandes”, no adultos “pequeños”. Las imágenes, el colorido, los juegos… pueden ayudar a que desarrollen tics nerviosos, a que tengan más dificultades de aprendizaje, de concentración. Un móvil puede generar inseguridades, problemas relacionales… Puede contribuir… a que se “pierdan” la infancia.

El uso del móvil tiene sus riesgos. Puede alterar la percepción de la realidad, puede limitar los estímulos naturales… Los niños son vulnerables a la luz, al color, a la pantalla táctil, a las posibilidades que les da internet, al modo en que interfiere y condiciona un móvil en las relaciones sociales. Cuanta más madurez tengan a la hora de exponerse al uso de un móvil, más garantías habrá de que lo utilicen con sensatez y de que sepan hacer un uso responsable de los contenidos que ven, que envían y que reciben.

En resumen

Tener un móvil no da más autonomía. Ni más independencia. Un niño que sabe ir a comprar el pan sin móvil, también sabe hacerlo con un móvil. Quizás puede hacerle sentirse más seguro pero si esto es así, habría que plantearse por qué se basa la seguridad en un objeto cuando debe buscarse en uno mismo.

Un móvil sólo modifica el lugar al que se dirige la atención. Si tienes intención de regalar un móvil a tu hijo pacta de forma previa cómo va a ser su uso y cómo va a ser la supervisión del contenido. Enséñale a manejarlo y a controlar y dirigir los mensajes que le llegan. Explícale las normas básicas y el modo correcto de proceder en caso de que haya evidencias de que algo no está siendo adecuado.

Un móvil no es un juguete. Es un recurso útil si se sabe utilizar. Sólo hay que aprender a utilizarlo bien. Limita los tiempos y los contenidos para ir aumentándolos de forma gradual a medida que vaya creciendo. Es una buena forma de enseñarle a regular su uso.

 

 

 

 

Te podría interesar.

7 comentarios

  1. genial artículo, mis aplausos!! totalmente de acuerdo en todo… luego parece que un movil es una extensión de su cuerpo y nos echamos las manos a la cabeza por las pocas habilidades sociales que tienen, o por los problemas que puedan derivarse… el juego de la ballena azul sin ir más lejos… algo horrible…

    genial post como siempre!!

  2. Pero seguimos en el mismo problema…todos mis compañeros lo tienen…se produce un conflicto entre lo adecuado y lo que la sociedad impone. Como hacerle entender esto a tu hijo…el solo quiere un móvil, no que le cuentes tus “miserias”, No te va a hacer caso y estará todo el día con el mismo tema…hasta llegará a hacerte chantaje, material y emocional…bueno, asi lo vivo yo en mi centro!
    Un saludo

    1. ¡Hola Beatriz!

      Aún no hay concienciación social de problema por el uso del móvil a edades tempranas ni del peligro real al que se exponen los niños que lo utilizan. Por eso son tan importantes textos como este, que ayuden a generar conciencia y posibilitando una mayor unión que facilite la labor paterna a la hora de responder y entender las demandas de los niños que solicitan tener un móvil. ¡Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*