Mi hijo, estrategias útiles

Sentada, con quien más quiero en mis brazos sonreía y pensaba… 

“Que nunca se me olvide qué es lo más importante. Que no se me olvide que tú eres lo más importante. Que no haya estrés, ni disgusto ni pena que haga sombra a lo que me das y me haces sentir. Que se pare el tiempo, para que pueda recordar que no debe haber frustración que se ponga en medio y mi cara te transmita lo que no quiero ni te debo decir.

Seguir leyendo