¿Cómo le enseñamos a elegir?

Carmen, esa amiga de toda la vida desde que tengo uso de razón. A la que quiero con toda mi alma, pero que es indecisa. Y no me refiero a que a veces dude o no tenga las cosas claras, sino a que hay ocasiones en las que puedes llegar a ponerte “enferma” si no la conoces. Porque hay situaciones cotidianas del día a día en las que ella tarda en tomar decisiones, o cambia constantemente de opinión porque no tiene las cosas claras…

Seguir leyendo