Familia, ¿cuál es la mejor para tu hijo?

Mi familia era normal hasta que empecé el colegio. En realidad, mi familia sigue siendo normal para mí, es la de todos los días, la que quiero, la que me quiere, y eso me parece lo más normal. Pero llegó el día de llevar fotos familiares a clase, para compartir experiencias, y resultó, que los niños, no entendían formas diferentes de familia. Menos mal, que tengo una profesora que vale un montón, y esta semana, vamos a contar un cuento especial, para que también mis compañeros, entiendan que mi familia es normal.

Seguir leyendo

Y si hablamos de emociones… ¿Cuándo y cómo?

Sabemos que las emociones son tan importantes como comer o dormir, pero nadie se pregunta a qué edad hay que comenzar a hablar a nuestros hijos sobre ellas, algo que no sucede con temas cotidianos como son el juego, la alimentación o el sueño. Las emociones forman parte de nuestra vida diaria. Cada instante puede llevar una carga importante de emociones, y a pesar de eso, aún nos planteamos si hay un momento idóneo.

Seguir leyendo

¿Quieres evitar los gritos? Te regalo 10 pautas para conseguirlo

El grito tiene una función específica de alerta ante situaciones de peligro, que bien puede servir para pedir ayuda o evitar un accidente. Utilizar el grito fuera de contexto de forma ocasional, no es adecuado pero si comprensible. Sin embargo, en el momento en que los gritos empiezan a formar parte de la dinámica familiar, no se está haciendo el uso correcto, por lo que es algo que debemos corregir si pensamos en el bienestar emocional de nuestros hijos.

Seguir leyendo

Unos apuntes sobre los deberes

San Sebastián, a 14 de febrero de 2016

 Redacción para la clase de lengua, por Paul Rodríguez.

 Llevo todo el día fuera de casa. Me he tenido que levantar pronto para ir al cole y he estado escribiendo, leyendo, sumando, restando… en fin, haciendo cosas. He jugado, pero poco rato. El recreo se termina enseguida. Además, tiene un timbre horroroso que me da desde rabia hasta tristeza. Debe tener los mismos años que mi abuela Concha.

Seguir leyendo