9 recomendaciones para un sueño reparador

Una de las cosas que más nos preocupa como padres, porque interfiere de forma directa en la calidad de vida familiar, e incluso en nuestra salud, es el modo en que duermen nuestros hijos. En ocasiones, nos quejamos de que les cuesta conciliar el sueño o de que cuando lo hacen tienen despertares nocturnos que resultan agotadores. A continuación, señalamos nueve recomendaciones a la hora de acostar a nuestros hijos que les facilitarán un sueño reparador:

Seguir leyendo

El niño que espera, desespera. ¿Y si eso se pudiera cambiar?

En el supermercado había dos mujeres hablando. Junto a ellas, estaba un niño de unos cuatro años que no paraba de decir en tono casi robótico: “mamá”, “mamá”, “mamá”, “mamá”, “mamá”, “mamá”, “mamá”, “mamá”, “mamá”… Tranquilamente ha podido repetirlo unas veinte veces. No es la primera vez que ocurre una escena similar con un niño que repite insistentemente: “quiero agua”, “quiero agua”, “quiero agua”, “quiero agua”, “quiero agua”, “quiero agua”, mientras su padre está hablando con alguien. Ni siquiera “¿me das agua por favor?”, sino “quiero agua”.

Seguir leyendo

¿Hay que castigar?

Se ha usado o abusado tanto de los castigos, que parece que es algo obligatorio en la educación de nuestros hijos e hijas. Es cierto que los que se utilizan actualmente, son más sutiles y con menos agresividad física, ya que, mientras que en la generación de nuestros abuelos era más habitual que sacaran a “pasear” la zapatilla o el cinturón, hoy en día, afortunadamente sucede bastante menos y parece que la violencia física ejercida a los niños está remitiendo. Pero… ¿Y el daño emocional que pueden ocasionar los castigos?

Seguir leyendo

Extraescolares ¿Decido yo tu tiempo libre?

Hace unos días, una madre me hacia la siguiente consulta:

“Estoy desesperada. Mi hija de seis años es muy movida. Después de salir del colegio, va a extraescolares de ajedrez, ballet y solfeo. Dice que no le gusta pero quiero que le enseñen disciplina y a estar quieta. Pero, a pesar de todo, sigue con mucha actividad y no consigo que se duerma antes de las diez de la noche, y cuando lo hace, se despierta varias veces así que no conseguimos descansar. No sé qué hacer.”

Seguir leyendo

Yo sí puedo, ¡tú no me dejas!

Vamos a imaginar un niño o una niña que ha empezado a andar hace escasos dos meses y llega al parque queriendo hacer un despliegue de habilidades para demostrar las cosas que sabe hacer. Porque es sábado, y es el día en que sus abuelos vienen a verle. Así que el niño está contento porque es el “rey de la fiesta” y todas las atenciones giran en torno a él. Tanto que se siente capaz de experimentar y se dirige hacia las escaleras con la idea de subir al tobogán.

Seguir leyendo