Mi hijo y el jarabe. ¿Puede ser más fácil?

No me encuentro bien y he ido al médico con mi Mamá. Me duele la garganta y el pediatra ha dicho que tengo que tomar un sobre con agua. Un sobre con unos polvos asquerosos. Bueno, eso no me lo ha dicho. Me ha dicho que son bastante ricos pero yo no me los quiero tomar. Huelen mal y son como “gordos”. No me los voy a tomar.

¡Joo! ¡Viene mi madre con la pócima en la mano! ¡Qué asco! Pues dirá lo que quiera, pero no me la voy a tomar. Me da mucho asco. ¡Me voy a tapar la boca y ya está!

Seguir leyendo

¿Tu hijo quiere montarse en el columpio? Seguramente no…¿o sí?

Cuando un niño va a un parque, necesita hacer juego libre. Necesita dar rienda suelta a su imaginación, a su creatividad y dejarse llevar por lo que le pida el cuerpo en ese momento. Necesita improvisar, necesita evadirse, necesita desfogarse y desatar toda su rabia contenida, toda su frustración y también su alegría. Un niño que va al parque, necesita hacer su juego.

Seguir leyendo

¿Eres capaz de mirarle a los ojos y decir que NO por ser de acogida?

Y aquí, mientras te miro dormir, pienso qué poco fácil tiene que ser tener unos padres que te quieran, pero que no sepan cuidarte tan bien como mereces. Pienso por qué tú, de sonrisa bonita por dentro y por fuera, tienes que compartir tus experiencias con otros niños que viven como tú. Que viven contigo. Pienso por qué tu tienes que vivir privada de tener el cariño de una familia que cuente contigo. Que te diga lo que vales. Que te deje ser aún más grande.

Seguir leyendo